El programa está integrado por parejas de estudiantes coordinadas por un docente del instituto.

– Alumnado tutor: 3º y 4º ESO, 1º de Bachillerato y Formación Profesional.

Alumnado tutorizado: 1º y 2º de ESO.

Cada docente Pigmalión hace el seguimiento de un número de parejas.

Todos participamos de manera a altruista y voluntaria. Es esencial la implicación del equipo directivo. Coordina: departamento de orientación.

Se realiza en tiempo de patio. Hemos probado otras fórmulas como hacer coincidir las tutorías de 1º y 3º de ESO para poder formar parejas en ese tiempo pero esta modalidad tiene muchos inconvenientes. El primero es el derivado de su carácter voluntario. Si no participan todos los alumnos es contraproducente hacerlo en hora de tutoría.

También hemos probado la tutoría entre pares del mismo nivel educativo. Hemos desestimado esta modalidad porque en muchos casos los estudiantes lo ven como un refuerzo entre ‘buenos estudiantes’ y ‘estudiantes con dificultades’.

Desde nuestra experiencia, el programa funciona mejor cuando las parejas las forman estudiantes de diferente edad. De ese modo, se ve como un apoyo de mayores a pequeños. Todos pueden ser pigmaliones, solo han de esperar a llegar a tercero. De hecho, una buena parte de nuestros estudiantes tutores fueron tutorizados en los primeros cursos del instituto.

No se exige ninguna característica especial para participar en el Proyecto, ni como tutores ni como tutorandos, solo el compromiso de asistencia y, en el caso de los mayores, además, la voluntad de querer ser buenos estudiantes.

Los alumnos acuden a la biblioteca o a otra aula espaciosa y se reúnen en parejas con el acompañamiento de su profesor o profesora Pigmalión.

Los mayores asisten además a una sesión de formación al mes.

Para las sesiones de Patio Pigmalión se cuenta con recursos de apoyo y juegos diversos. (Ver Recursos Pigmalión)